Debates

Piden que se promueva la participación de los padres

Valora este artículo
(0 votos)

Frente a cada inicio del ciclo lectivo, la participación de los padres en la escuela es uno de los temas que convoca al debate. En especial, cuando son los cooperadores escolares quienes plantean esta preocupación. "Es necesario que cada vez más padres se interesen por participar en la escuela y se involucren con la educación de sus hijos", dicen Fernando Montagna y Fabián Villarroel, cooperadores de las escuelas Nº83 y Nº103 de Rosario, respectivamente.

Resaltan así que "cada vez son menos" quienes se comprometen con la tarea concreta de ayudar en la escuela. Por eso, además de hacer un llamado a esta participación, creen que el "Ministerio de Educación debería hacer una convocatoria explícita, impulsando y acompañando esta iniciativa".

Entienden, en este sentido, que el papel de los directivos y docentes es clave para que los padres se sumen a la tarea de cooperar. En especial, cuando este trabajo mancomunado se vuelve esencial "para sostener la calidad de la escuela pública". Por eso proponen que se impulsen -desde la cartera educativa- "jornadas de participación de padres en la escuela", y que se apoyen "aquellas ideas (intelectuales, recreativas, deportivas, etc.) que suman a chicos y padres".

Al de la participación concreta de los padres en la escuela, una vez más los cooperadores recuerdan reclamos que ya son históricos para el sector. Uno de ellos es el dinero que se gira desde Educación mensualmente para los gastos de funcionamiento de la escuela, suma de unos 330 pesos, que deben destinarse para cubrir desde artículos de limpieza hasta papelería. Pero, luego corre por cuenta de la cooperadora atender problemas de infraestructura, de iluminación y seguridad, entre otros.

También entran entre los gastos que deben afrontar las cooperadoras escolares los talleres extraescolares. Los más difundidos son los de informática e inglés. En este caso, si bien estos aprendizajes son promovidos de los programas oficiales, la realidad indica que los cargos y en muchos casos los recursos materiales de trabajo, son provistos por la cooperadora.

Montagna y Villarroel recuerdan que si bien el pago de las cooperadoras oscila los 5 pesos, "resulta difícil reunir mensualmente el cobro de esta suma".

Es fácil deducir cuánto se agrava el problema de las cooperadoras escolares en las escuelas de menos recursos. Por eso, insisten con la idea de que así como es clave que los padres se involucren con la educación, también lo es que se impulse con fuerza este compromiso desde los cargos directivos de las mismas escuelas y, aún más, desde el propio ministerio.