Entrevistas

- Juan Carlos Milan

Valora este artículo
(0 votos)

Extraido del Diario Las Noticias de Tiempo de la Comunidad de Carapachay 
Pcia. de Bs As
Además de formar parte de distintas entidades de bien público, Juan Carlos 
Milan, tiene el récord de treinta años participando en la Asociación Cooperadora de la Escuela Nº 18 "Olegario V. Andrade" de Carapachay. En esta nota nos cuenta su experiencia y sus conceptos sobre la labor del cooperador.

 
     

- ¿Recuerda el día en que decidió participar de la cooperadora?
- Fue un 25 de mayo, cuando mi hijo iba a representar a San Martín en un acto escolar. Entonces mi mujer me invitó a ir a la escuela, a la que yo  no había ido nunca,como generalmente hacían los padres. Estando en la  fiesta me encuentro con un amigo de la Capital, Juan Brigante, que era  secretario de la cooperadora y me dice "vos sos el hombre ideal para  formar la cooperadora". Así entré. La escuela era un chalecito... Eso fue  en el ?70.
- ¿Tuvo momentos de cansancio, de decir "dejo todo"? 
- En mi caso no se dio porque descubrí mi vocación. Me dio fuerzas conocer  a mucha gente, gente buena, gente que se encuentra en la calle, charla y  saluda, en fin eso me ha pasado y lo agradezco a la cooperadora. Jamás  tuve un bajón, jamás intente ni ascender, ni irme de la cooperadora.
- ¿Qué objetivos tenían? 
- Los objetivos estaban fijados por la gente que, promediando la década del ?60, fueron los iniciadores de la nueva etapa. Cuando yo comencé  recién se terminaba de hacer la loza del salón de actos y la escuela era  una dispersión de aulas por todos lados, así que esa gente ya tenía una meta, que era edilicia. lo único que hice yo fue integrarme. Se había  firmado un convenio con La Plata para la realización de la obra: el  gobierno ponía el 40% y el 60% la Cooperadora. 
- ¿Cuándo comenzó la preocupación de la cooperadora por el tema educación? 
- En el año ?74, ya cumplida una etapa importante, que fue la construcción
del edificio de Ramón Castro. Siempre sostuve que la cooperadora era una 
empresa al servicio del Estado para mantener la escuela y creo que lo sigue siendo. La educación en sí, ya pensando en el futuro, fue en el año  ?74 cuando nos quedó un gran remanente de dinero y alguien dijo ¿por qué  no hacemos un edificio para 3 o 4 pisos, para una futura escuela secundaria? Y en 1975 se fundó la Escuela Media Nº 3, comercial. Se hizo pensando en el futuro de nuestros hijos y en los chicos de Carapachay. Ésa  fue una de las cosas que más satisfacción nos dio y no creo que en el país haya una cooperadora que haya creado una escuela secundaria. 
- Cuando se habla de la defensa de la educación pública, ¿cómo actúa la      cooperadora en ese aspecto? 
Esa fue una segunda parte. Concluida la parte edilicia, empezamos a luchar en todos los frentes con respecto a la educación pública, tratando de dotar a la escuela 18 de algunos adelantos, que no fueran sólo de las escuelas privadas sino también nuestro. La escuela tiene 12 computadoras para que todos los chicos sin excepción tengan acceso a la computación, compra fue hecha por la cooperadora; la cooperadora también paga los profesores. Lamentablemente siempre la mayor parte de dinero se nos fue en mantenimiento. También tratamos de proveer a todos de libros y de útiles, a todos aquellos carenciados, que no son muchos... en Carapachay, no se hoy, hay bastantes porque la desocupación ha traído un efecto bastante contrario a todo esto. Incluso en algunos casos, compramos ropa para los  chicos pero con un sistema muy particular, generalmente se le decía a la mamá que vaya a tal negocio y que compre las cosas, que firmen la boleta y que nosotros luego la pagamos. No nos pudimos dedicar a la verdadera producción de la cooperadora, que no es el mantenimiento, construir edificios, sino crear becas, fomentar talleres, fomentar un montón de cosas que hacen a la educación, pero que no tienen conexión directa con la  parte cultural, pero lamentablemente, son muchos años, no es un problema de ahora, es un problema de siempre.
 - ¿Cómo se logra que los padres participen más? 
- Desde hace 10 o 15 años se nota que el cooperador no dispone de mucho tiempo. Hoy, no creo que le quede mucho tiempo al cooperador, entre trabajar y con los problemas que hay,... Todavía dedicarle a la escuela, se hace muy difícil. A pesar de todo la gente sigue haciéndolo, luchando por la escuela.
- ¿Cómo fue la decisión del retiro definitivo? 
La decisión costó, yo lo venía planteando, que fueran pensando en mi      reemplazo porque no podía seguir yo en la cooperadora, no porque no me       gustara, sino porque no le daba posibilidad a otras personas a ocupar el lugar, con otras ideas, con nuevas ideas,
- ¿Qué hitos puede destacar de 30 años que estuvo en la cooperadora? 
- Más que hitos quiero destacar la amistad, la amistad que se a creado con las distintas comisiones, que es un factor primordial para la cooperadora, porque podíamos discutir horas la resolución de un tema y a veces acaloradamente, pero cuando salimos de la escuela, ... la amistad, esa amistad que perdura a través de mucho tiempo.

La lista de Milan Juan Carlos piensa que una cooperadora no la hace una sola persona, que es fundamental el trabajo en equipo. Para no olvidarse de            ninguna persona que fue muy importante en el trabajo compartido, nos             envió una lista por fax, que reproducimos de manera textual. 

Década  del 60 Juan A. Bignone (*), Gerardo Magide, Víctor Pazos y Sara de 
Pazos, Juan Brigante, Roberto Calcagno, Fernando Seris (*), Horacio González (*), Alberto Vera, Adolfo Pedrido (*), Claro B. Calcagno, José "gordo" Fernández (*), Joaquín Bermejo Década del 70 Eligio Ghi, Huber Mera (*), José A. Cristófaro, José A. Rodríguez Calero, Oscar Carballo, Hector Comezaña, José Maleh, Mario Tinto, Oscar  Díaz, Leonardo Torres.

 Y a todos los cooperadores omitidos por olvido y a los que se fueron incorporando hasta la fecha, manteniendo la mística de avanzar y avanzar contra viento y marea en beneficio de la escuela pública. A todo el personal directivo y docente, en la persona de la que fue Vice a/c. de la Dirección durante muchos años, Sra. Angélica Lelli de Valerga, como un ejemplo de solidaridad con la Cooperadora. Y al ex Club de Madres de la Escuela 18, verdadero puntal durante el horario de clase. Y a todo  el pueblo de Carapachay por su constante ayuda. Nota: Todos los mencionados y muchos más hicieron posible convertir el "viejo chalet" en lo que hoy es un complejo Escolar. Juan Carlos Milan 17/nov./00 

 (*) Lamentablemente fallecidos.

Modificado por última vez enViernes, 18 Marzo 2005 11:19

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.