San Juan

San Juan: denuncia por comedor escolar

Valora este artículo
(0 votos)

Los padres detallan la diferencia en la alimentación de sus hijos después de que tuvieron acceso a las boletas que la directora se negaba a mostrarles.
Los padres de la cooperadora de la escuela "Provincia de Chubut", en San Isidro, departamento Jáchal, detallaron cuál es la diferencia entre los alimentos que ellos cocinan a sus hijos y alumnos, y los que, aseguran, la directora facturó al Ministerio de Desarrollo Humano.
De esa manera ellos intentan confirmar a las autoridades sus sospechas de que la máxima autoridad de la escuela cometió irregularidades con el dinero que le dan para el comedor. Esta suma ronda los 3.000 pesos cada 22 días, en promedio, para dar almuerzo a 80 alumnos (los que viven más lejos) de los 140 que tiene la escuela.

Luisa Olivares, tesorera de la cooperadora, y Mary Gallardo, madre de alumnos que colaboró con la cocina, informaron cuál fue el menú que tuvieron los alumnos entre el 6 y el 14 de noviembre último: lunes 6: no hubo comedor porque la directora no fue a la escuela. Martes 7: salpicón, pero alcanzó para la mitad de los chicos. Miércoles 8: una albóndiga con tuco por alumno. Jueves 9: fideos con tuco con carne molida. Viernes 10: carbonada. Lunes 13: tampoco hubo comedor porque no fue la directora. Martes 14: mondongo con porotos.

"Como se puede ver, del 6 al 14 de noviembre último nunca hubo pollo en el menú, ni fideos con carne blanda. Sin embargo, en las boletas que nos mostró la licenciada Mabel Morales, encargada de Comedores Escolares de Desarrollo Humano, las que fueron rendidas por la directora para justificar el dinero que recibió, aparece que se compró 26 kilos de pollo, 38 kilos de carne blanda y 33 kilos de molida", aseguró Mary Gallardo.
Luisa Olivares agregó que "en otras boletas figura que a los chicos les damos arroz Susarelli, que es de primera marca, y acá toda la vida se cocinó la marca Gran Cosa, que es mucho más barata".

El conflicto entre las dos partes se desató porque la directora se negaba a mostrar a los padres el contenido de las boletas, siendo que desde el Ministerio de Desarrollo Humano instan a que las cooperadoras de toda la provincia controlen el funcionamiento de los comedores escolares.

RESPUESTA DE LA DIRECTORA DE LA ESCUELA:

La docente Rosa Mazarico dijo que es una campaña en su contra y que tiene todas las facturas en orden.
"No se puede admitir que se desprestigie así a una docente por el sólo comentario de algunos padres, sin que hayan denuncias formales", dijo ayer la titular del gremio UDAP, Ana María López de Herrera. Con esas palabras la gremialista defendió a Rosa Mazarico, directora de la escuela Provincia del Chubut, de San Isidro, en Jáchal. La mujer fue acusada por los padres de la cooperadora de ese establecimiento de darles alimentos de menos calidad a los que rindió en la boletas a Desarrollo Humano. Además la acusaron de alquilar el edificio escolar para fiestas de vecinos (ver cronología).

Pero no sólo la voz de la gremialista se escuchó ayer sino que también las maestras de la escuela jachallera hicieron circular por los medios una nota donde desmienten todos los dichos de los padres sobre la mala calidad de los alimentos. Para eso mostraron una planilla interna de la institución donde consta, fecha por fecha, los alimentos que se preparan. También responsabilizan a los padres encargados del comedor, "que no fueron a cumplir con su parte", por los días que no se dio de comer a los chicos.

Mientras que en el Ministerio de Educación tienen un informe, elevado por 2 asesores enviados como veedores por parte de la Ministra de Educación, Margarita Ferrá de Bartol, que dice que en la escuela no se observan signos de falencias de funcionamiento y que "el desarrollo es normal y siempre perfectible, en un marco mutuo de entendimiento".

La directora acusada dijo ayer: "Estoy dolida por lo que se dice ya que nada es verdad". Rosa Mazarico dijo que ella siempre se preocupó por darles la mejor alimentación a los chicos y que "se trata de un pequeño grupo de padres los que quieren desprestigiarme. Todo salió porque cambié el auto hace unos meses. Yo para eso pedí un préstamo al banco, pero la gente cree cualquier cosa".

Los padres también dijeron que cuando la directora no va a la escuela, los chicos no comen. Ante esta acusación, Mazarico dijo que "las llaves las tiene siempre el portero. Sólo una vez me las llevé a mi casa y me las olvidé". En cuanto a los días de licencia que se tomó, otra de las acusaciones que hicieron los padres, Mazarico dijo que el miércoles pasado la operaron de un pecho y que por eso no fue a la escuela.

Después de la reunión que hubo en Desarrollo Humano, el ministro Jorge Rosales, no se expidió oficialmente sobre las medidas que tomará en el caso. De todos modos López de Herrera, aprovechó la oportunidad para pedir que modifique el sistema de entrega de fondos para comprar alimentos para las escuelas.

Fuente: Diario de Cuyo