Santa Cruz

Tranquilizan a los padres en Río Gallegos

Valora este artículo
(0 votos)

El origen de la preocupación
La preocupación en torno a la Escuela de EGB 33 comenzó el 13 de mayo cuando en una carta elevada a la Presidencia del Consejo por un grupo de padres que se dirigió en nombre de la Asociación Cooperadora se refirieron a problemas en la salud de los chicos que podrían estar vinculados con la ingesta de agua o leche.

Respecto de la leche, los padres refieren en su nota que durante una reunión realizada el sábado una niñas que jugaban en el salón entraron al aula con una caja de leche en polvo abierta, cuya marca pertenece a una conocida cadena de supermercados que opera en nuestra ciudad, presuntamente tomada de la cocina, cuyo vencimiento se había producido el 13 de mayo.

La Gerencia Provincial de Saneamiento de Servicios Públicos Sociedad del Estado entregó ayer al Consejo Provincial de Educación el informe final del análisis bacteriológico realizado a las muestras de agua de la Escuela de EGB 33 de nuestra ciudad, cuyo resultado determinó que es apta para consumo humano y que se ajusta a los parámetros establecidos por el Código Alimentario Nacional.
El documento, es el último de una serie de inspecciones, análisis e informes que el Consejo de Educación solicitó a distintos organismos con el fin de llevar tranquilidad a la comunidad educativa de la institución, frente a las denuncias realizadas por integrantes de la Asociación Cooperadora respecto de las condiciones del agua y la leche en polvo que se consume en el establecimiento.
En el informe de Servicios Públicos se detalla además que a través del análisis de otra muestra, tomada a los efectos de controlar los parámetros físico- químicos del agua del establecimiento, se determinó que los mismos están dentro de los límites establecidos por la Ley vigente. Asimismo, se informa que el establecimiento ya había sido controlado en el mes de marzo, dentro de un Plan de Muestreo de todas las escuelas de la provincia.
Ante la preocupación de los padres de la Escuela de EGB 33, Educación solicitó también un informe al Ministerio de Asuntos Sociales, que a través de la Dirección General de Promoción Social Nutricional realizó una inspección para constatar las condiciones de la leche en polvo que se consume en el establecimiento, suministrada por el organismo en el marco del Programa Crecer con Sabor.
La información remitida por el MAS da cuenta de que el 15 de mayo el Equipo de la Dirección General de Promoción Social Nutricional se presentó en la Escuela 33 con el fin de constatar la presunta existencia de leche vencida, y que dicha inspección arrojó resultado negativo.
Se pudo constatar que la partida de leche remitida por el Depósito de este Ministerio, con fecha de vencimiento 2007, era la que obraba en el depósito de la escuela, por lo que se desconoce el origen de la denuncia, aludiendo los directivos del establecimiento que ningún otro niño que recibe la prestación había presentado algún cuadro gastrointestinal luego de recibir la leche, dice el informe, fechado el 17 de mayo, en el que se destaca que el único caso que se denuncia no presentó ningún certificado con diagnóstico médico.
Allí se detalla que la última entrega de leche a la institución se realizó el 29 de marzo, destinándose un total de 200 cajas, para atender a una matrícula que entre los dos turnos supera los 600 alumnos y se aclara que la partida es para consumo mensual, no debiendo existir saldos para los meses siguientes.

De la comunidad
educativa
El informe de la directora de la Escuela de EGB 33, María Magdalena Miranda, agrega además que el establecimiento no utiliza la marca de leche aludida por los padres que realizaron la denuncia: la partida retirada el 29 de marzo de 2006 está compuesta por Leche Entera en Polvo marca Verónica, cuyo vencimiento es febrero del año 2007.
Desconocemos de dónde provino el envase de leche encontrado por los padres ? agrega- ya que nuestro personal guarda cuidadosamente dichos productos, y como explicamos, el mismo no corresponde a la partida que utilizamos a diario.
En su nota la directora del establecimiento dice que tanto los docentes como el personal de maestranza y de limpieza se encuentran consternados ante esta situación dado que estamos comprometidos y nos desempeñamos con esfuerzo y dedicación, trabajando día a día para que nuestros alumnos reciban la formación integral que merecen.
En su informe, Miranda ajunta además comprobantes de distintos análisis de calidad del agua realizados en la institución, y fotocopias de los envases de leche referidos, en los que se lee claramente la fecha de vencimiento.

Plan de
Muestreo Anual
Para constatar la calidad del agua en los establecimientos escolares de toda la provincia, el Laboratorio de Servicios Públicos lleva adelante un Plan de Muestreo Anual, que consiste en un control bacteriológico al inicio y al final del Período Escolar.
Se trata de un estricto control en el interior de los establecimientos que ante la menor anomalía deriva en la limpieza del tanque de agua. En el caso de la Escuela de EGB 33, dicho control se realizó el 14 de marzo, y se determinó que el agua era apta para consumo humano