CABA

Denuncian problemas en 200 escuelas porteñas

Valora este artículo
(0 votos)
ostrower_diarioPopularCon una ola de tomas de escuelas y un paro de 24 horas, esta semana estudiantes secundarios y docentes llamarán la atención sobre la seria crisis que afecta a los edificios escolares de la Capital. Según la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) hay casi 200 establecimientos educativos (sobre un total de 700) con problemas, algunos muy graves.

La seguidilla de tomas de establecimientos educativos, que comenzó la semana pasada con las escuelas Manuel Belgrano, Mariano Acosta, Lengüitas, Normal 6 y Confederación Suiza, fue anunciada la semana pasada por la Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios (CUES).
Voceros estudiantiles adelantaron que “el lunes próximo está previsto que se tomen varios colegios como el Fader, el Urquiza, el Falcone, el Moreno, el Normal 1” y lo propio anunciaron los alumnos de la escuela técnica Saavedra, ubicada en Lacarra 535, que iniciarán “una permanencia adentro del colegio por tiempo indeterminado en reclamo de mejoras edilicias, viandas y becas”.

En total, las tomas y permanencias adentro de las escuelas secundarias se extenderán desde mañana a unos 12 colegios de la Ciudad de Buenos Aires.
Por su parte, los docentes porteños nucleados en varios gremios realizarán el martes próximo un paro de actividades en reclamo de una recomposición salarial y la solución a los problemas edilicios de los establecimientos educativos.
Las entidades convocantes son UTE, Maestros de Enseñanza Técnica (AMET), Docentes de Educación Física (ADEF), Coordinadora de Maestros y Profesores (CAMyP), Sindicado de Educadores de Buenos Aires (SEDEBA), Unión de Educadores Argentinos (UDA) y la Asociación de Educadores Porteños (AEP).
Casi 200 escuelas en problemas
Según Eduardo López, secretario general de UTE, “las situaciones más graves se dan en el Mariano Acosta, con los problemas que todos conocemos y las escuelas primarias 13º (del distrito escolar VI) y la 6º (del distrito escolar XI), ambas sin calefacción y con obras si terminar”.
El informe de la UTE registra casi 200 establecimientos de escuelas inicial, primaria, media, superior y técnica con deficiencias que van desde vidrios rotos, falta de pintura o revoque y baños obstruidos, hasta paredes electrificadas, filtraciones en los techos y caída de cielo rasos.

Algunas de las fallas edilicias y de funcionamiento apuntadas parecen increíbles: ascensores que no funcionan o falta de rampas en escuelas para discapacitados motrices, techos de aulas que se desploman por el peso del agua acumulada, peligro de derrumbe de paredes o inodoros tapados.

En la escuela Especial Nº 29 (Chivilcoy y E. González), el jueves pasado hubo un reclamo porque la escuela está sin calefacción desde abril del 2008. En parecida situación se encuentran las escuelas especiales Nº 27 (Gabinete Materno Infantil) y Nº 29 (Sordos e hipoacúsicos), donde viven 10 niñas.

En el Otto Krause, emblemática escuela industrial porteña, hay desprendimientos de mampostería, graves filtraciones en techos que compromete todos los pisos, falta de inodoros y puertas, falta de gas, obra detenida de cambio de vidrios e inexistencia de un lugar adecuado para educación física.
Baja presupuestaria
Según López, la causa de esta situación “es la fuerte baja del presupuesto educativo, que de 315 millones de pesos de 2008 bajó a los 145 millones actuales y es uno de los más bajos del país. Apenas el 26 % del presupuesto general se destina a educación cuando el promedio nacional es del 30 por ciento con picos en provincia de Buenos Aires (38,5 %), Córdoba (36%) y Santa Fe (35%)”.
El dirigente gremial destacó que “a pesar de que esta crisis no empezó ahora sino que lleva varios años, se profundizó con la gestión de Mauricio Macri que produjo una fuerte desinversión en infraestructura escolar”.
“Con una matrícula que aumentó por efecto del Subsidio Universal por Hijo, tenemos en estos momentos 6.000 chicos de cinco años sin plazas en las escuelas iniciales”, precisó López que destacó el déficit de escuelas que existe en la ciudad.

Diferencias entre Norte y Sur
“El actual esquema de mantenimiento de escuelas está desbordado y profundiza las diferencias entre zona norte y zona sur”, sintetizó Rubén Ostrower, titular del portal cooperadoras.com.
Según el especialista, “la llegada de Mauricio Macri al gobierno significó un cambio profundo en el concepto de mantenimiento de los edificios educativos, que antes era gestionado por las cooperadoras y ahora está en manos de un organismo gubernamental”.
Ostrower, cooperador escolar durante muchos años, explicó que “al implantarse este sistema se eliminaron los subsidios, que eran entregados a las cooperadoras de acuerdo a una fórmula que asignaba el dinero según criterios como la cantidad de alumnos, la zona geográfica o la cantidad de secciones”.
“A eso se sumaba un otro subsidio que cada escuela recibía en tres cuotas anuales y con todo eso se reparaban techos y baños y se hacían arreglos importantes”, explicó Ostrower.
“Con la eliminación de los subsidios se generó un cuello de botella porque se pretendió reemplazar con la centralización decisiones que la comunidad educativa estaba en mejores condiciones de tomar”, señaló.
“Ahora se busca que un call center reciba los pedidos de 700 escuelas para que el gobierno provea una parte de lo que hace falta y la otra la consiga la comunidad a través de aportes de los padres, lo que termina acentuando las diferencias entre escuelas ricas y pobres”, afirmó Ostrower.


PROMESAS INCUMPLIDAS

Para el diputado Francisco “Tito” Nenna (EPV) “en esta materia como en tantas otras el gobierno de Macri está en falta, porque a pesar de las promesas y anuncios hechos meses atrás de aumento de fondos para la edilicia escolar nos encontramos con un retraso considerable en la ejecución presupuestaria”.
Según Nenna la Legislatura aprobó una reasignación de 144 millones de pesos con destino específico a paliar la crisis edilicia de las escuelas, pero las obras continúan sin realizarse.
“Reclamamos la reasignación que se votó porque no está siendo ejecutada. Tenemos un presupuesto educativo exiguo que encima está siendo subejecutado”, dijo Nenna.
Entre los problemas que el sistema educativo porteño exhibe, Nenna destacó la asimetría que muestra el sur y el norte de la ciudad, con barrios como Lugano y Soldati con escuelas superpobladas y sin plazas suficientes para abastecer el crecimiento de la matrícula.
“Frente a estas necesidades vemos a un gobierno que en lugar de construir escuelas favorece negocios inmobiliarios, como ocurrió con los 300 millones de la venta de los terrenos del complejo Catalinas”, señaló el legislador.