CABA

Escuelas sin gas en la CABA

Valora este artículo
(0 votos)
sinGasGEl ministro de Educación porteño admitió que 42 escuelas aún no tienen gas. Desde la Defensoría del Pueblo y la Legislatura acusan al gobierno de subejecutar el presupuesto para educación. El problema lleva más de dos años.
La llegada del frío volvió a poner en evidencia los problemas edilicios en distintas escuelas porteñas. Al menos en 42 de ellas el suministro de gas se encuentra cortado, según admitió el propio ministro de Educación de la Ciudad, Esteban Bullrich. Sin embargo, desde la Defensoría del Pueblo sostienen que la falencia se registra en 55 establecimientos.
Este inconveniente se suma a una lista, porque “los problemas edilicios exceden a la deficiencia en la instalación de gas y, lamentablemente el Gobierno de la Ciudad subejecutó en forma sistemática el presupuesto de infraestructura escolar”, aseguró Gustavo Lesbegueris, responsable del área de Derecho a la Educación de la Defensoría. El ministro aclaró que las escuelas que no tienen gas “cuentan con alguna calefacción alternativa, como caloventores o estufas eléctricas”. Y reconoció que recién se resolverá el problema el año próximo. Ante esta situación, legisladores de distintos bloques de la oposición cuestionaron “la falta de inversión escolar y la deficiencia en la ejecución presupuestaria”.

sinGasGSegún informó la Defensoría del Pueblo, en base a los últimos informes presentados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires –a fines de abril–, quedaban 55 escuelas sin conexión a la red de gas porque “no tienen en norma la instalación”, informó Lesbegueris. Del total, “hay 35 establecimientos con gas cortado por obras de refacción en ejecución, 30 de ellos cuentan con ‘solución contingente’, es decir, con caloventores o tubos de gas para cocinas y de los cinco restantes no se suministró información”, indicó el funcionario de la Defensoría. Las otras 20 instituciones educativas se encuentran en proceso de licitación para la contratación de empresas que ejecuten las obras, y también acceden a “soluciones contingentes”, informó. Sin embargo, aclaró que “en algunos casos esas alternativas temporarias pueden ser suficientes y en otros no”. Ayer, el ministro Bullrich admitió, en declaraciones a un canal de noticias, que las escuelas sin conexión de gas eran 46. Luego enviaron una lista de 45 establecimientos, aunque más tarde aclararon que en esa nómina una estaba repetida y dos ya se habían resuelto, por lo que la cifra se reducía a 42. “Todas cuentan con calefacción alternativa”, enfatizó Bullrich.

Según Lesbegueris, esta diferencia en la cantidad de establecimientos sin calefacción puede deberse a algún avance en las soluciones durante el último mes, pero “de ser así deberá ser notificado en el próximo informe a la Defensoría”.

El legislador Francisco “Tito” Nenna, del Frente para la Victoria, denunció que “Macri arriesga la salud de los chicos en las escuelas sin gas” y calificó de “vergonzoso” que Bullrich minimice la cuestión alegando que se puede paliar la situación con los caloventores y estufas eléctricas.

Para Eduardo Epszteyn, titular del bloque Diálogo por Buenos Aires, “el tema central es la falta de inversión escolar y la deficiencia en la ejecución presupuestaria”. Para argumentar su posición utilizó algunos números: “En lo que es infraestructura para edificios escolares hay un presupuesto asignado de 350 millones de pesos para 2010 y, en lo que va del año sólo se ha ejecutado el uno por ciento de ese total, es decir, tres millones y medios de pesos”. El resultado se desprende de estas cifras, según el legislador porteño, que concluyó que “al gobierno no le interesan las obras en las escuelas porque no se ven”.

La misma preocupación manifestó la legisladora por Proyecto Sur Delia Bisutti, que destacó que “el Gobierno de la Ciudad no supo utilizar una herramienta fundamental para solucionar el problema del deterioro de los edificios escolares, la ley 2565”, que declaró la “emergencia” de la infraestructura escolar en la ciudad y habilitó un proceso de “excepción” que abrevia los plazos para la contratación de obras. La actual gestión de Mauricio Macri contó con el respaldo de esta norma desde sus inicios, pero “pese a ello, subejecutó en forma sistemática el presupuesto asignado a construcción y mantenimiento de edificios escolares”, indicó Lesbegueris.

“Sólo en los ejercicios 2008 y 2009 no se utilizó el 45 por ciento de las partidas disponibles, lo que explica la actual situación de deterioro, no sólo con relación a las instalaciones de gas, sino en general”, añadió.

“Todos los días nos enteramos de obras que se suspendieron, que no se terminaron a tiempo o que están mal hechas. Por ejemplo, hoy –por ayer– nos avisaron que en la Escuela Nº 19 del distrito escolar 15 tuvieron que cerrar el circuito de gas porque se registraron pérdidas. Cosas así suceden a diario”, explicó Bisutti. Con respecto a “la calefacción alternativa”, la legisladora resaltó que deben tomarse como lo que son, “medidas paliativas, y no permitir que pasen a ser alternativas permanentes”.

Otro de los temas denunciados que cuestionan la inversión en los establecimientos educativos es, según Lesbegueris, que “en lo que va de 2010 no se transfirieron los fondos a las asociaciones de cooperadoras escolares para el mantenimiento”.
Fuente: página12