Santa Fé

Cooperadoras piden actualizar las partidas de comedor escolar

Valora este artículo
(0 votos)
Los menúes sufrieron aumentos que van del 35 al 60 por ciento, según un relevamiento de la federación que nuclea a las cooperadoras escolares. Hoy, las escuelas reciben por ración de comedor 2 pesos. Piden llevarla a 3,50 pesos.

El aumento en los precios de productos básicos como la carne, los lácteos, frutas y verduras pone a los comedores escolares en un aprieto. Los cocineros y ecónomos de las escuelas lidian a diario para tratar de mantener la calidad nutritiva de los platos con las mismas partidas que el gobierno remite desde hace casi un año y que no se actualizaron.


La Federación de Asociaciones Escolares del Departamento La Capital se hizo eco del reclamo y envió sendas notas al Ministerio de Educación de la provincia -responsable del servicio- y al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación -que aporta un refuerzo nutricional- donde solicita una actualización “con carácter de urgente” de los montos asignados al servicio de comedor escolar y copa de leche.

A efectos de cuantificar el desfasaje producido por la inflación, la Federación requirió a 10 escuelas de la ciudad los distintos precios que pagan a sus proveedores por los ingredientes que necesitan para elaborar los almuerzos. Esos valores actualizados se aplicaron a los menúes establecidos por el Manual Operativo de Funcionamiento de Comedores Escolares y Copa de Leche, que estipula cuáles son los platos que deben ofrecerse a los niños, con los ingredientes y gramajes de cada alimento. Los resultados obtenidos reflejan el gran impacto del aumento de precios sobre la dieta que reciben los sectores sociales más necesitados. Así, por ejemplo, el menú 3 de verano (bife al jugo con puré mixto, pan y flan) pasó de costar $ 3,21 por ración en marzo de 2009 a $ 4,08 este año; un incremento del 35 por ciento.

Los aportes que la provincia envía a las escuelas quedaron absolutamente atrasados: $ 1,50 por ración de comedor. A esa cifra se agrega el refuerzo nacional de 57 centavos, lo que hace un total de 2,07 pesos por ración, con lo que se cubre apenas la mitad de lo que vale preparar un plato de bife con puré mixto y flan de postre.

Para Juan Villafañe, presidente de la federación que nuclea a las cooperadoras del departamento La Capital, la partida por ración de comedor debería llevarse “de 2 a 3,50 pesos”. El número no es caprichoso sino que surge de los resultados del pormenorizado relevamiento realizado entre las escuelas. “El impacto en el menú dado como ejemplo se debe a que 120 gramos de bife que se exige dar a cada chico sale $ 2,46, ya que el kilo de carne costaba $ 13,96 en marzo del año pasado y ahora vale $ 20,46”, detalló Villafañe.

Ejemplos

El plato de hamburguesa con tortilla mixta, pan y fruta cuesta un 33 por ciento más que hace un año. Preparar ese menú, que es uno de los más baratos para la dieta de verano, pasó de costar $ 2,73 a $ 3,64. Aquí también incide el precio de la pulpa molida: de 11,60 pasó a 18 pesos el kilogramo.

Hay platos que, de acuerdo con el informe de la Federación, sufrieron aumentos mayores, de hasta un 50 ó 60 por ciento, como es el caso del pollo al horno con ensalada primavera o del salpicón de carne con pascualina (Ver cuadro).

Lo mismo sucede con la copa de leche, puesto que los lácteos tuvieron en general un incremento importante. Que un niño tome un mate cocido con leche y una rodaja de pan con dulce de batata o membrillo cuesta hoy 92 centavos. La provincia sigue enviando 55 centavos por copa de leche a los que se agregan unos 12 centavos que refuerza la Nación. Es decir, sigue sin alcanzar.

Menor calidad

¿Cómo hacen las escuelas para mantener el servicio con semejante nivel de aumento? La respuesta es obvia. “Los indeseados incrementos en los productos alimenticios repercuten negativamente en la población escolar beneficiaria, a resultas de la merma en la capacidad de adquisición de los mismos, y en consecuencia, a la calidad del servicio”, advierte la Federación en la carta que remitió esta semana a la ministra de Educación de la provincia, Élida Rasino.

Del mismo tenor es la misiva que mandó a la subsecretaria de Políticas Alimentarias de Desarrollo Social de la Nación, Irma Liliana Paredes de Periotti.