El rendimiento educativo fue mejor en los chicos pobres

Valora este artículo
(0 votos)
El rendimiento educativo fue mejor en los chicos pobres

Horacio Serafini
Apesar de la incidencia que tienen las condiciones socioeconómicas, los jóvenes que integran hogares de sectores bajos del país tienen un desempeño educativo aceptable, según el balance de las autoridades nacionales del sector.

"Pese a todo, la escuela puede", dijo el ministro de Educación, Andrés Delich, mientras que el subsecretario de Educación Básica de la Nación, Gustavo Iaies, si bien admitió que la vulnerabilidad socioeconómica "es el factor que más influye, es difícil influir sobre él desde Educación".

El balance lo hicieron los funcionarios al presentar ayer las conclusiones del operativo nacional de evaluación educativa anual, realizado en la primera semana de setiembre de 2000, con los resultados correspondientes a Matemática y Lengua.

Pero a diferencia de las cinco evaluaciones anuales anteriores, esta vez Educación no difundió los datos de calidad por provincias ni el ya habitual ranking de las mejores y peores escuelas.

Iaies dijo que tales detalles les fueron entregados a las autoridades educativas de cada provincia que decidirán si los difunden, aunque una fuente de Educación afirmó que no se hizo porque "las escuelas con mejor desempeño corresponden a regiones económica y socialmente mejores".

De todos modos, Delich destacó que, de acuerdo con la evaluación de 2000, casi la mitad de los jóvenes que pertenecen a hogares con nivel socioeconómico bajo conluyen la secundaria, mientras que 25 por ciento de los alumnos de quinto año con mejor rendimiento en las pruebas de calidad educativa integran ese sector.

También destacó que la matrícula entre los que llegan a quinto o sexto año del secundario aumentó 4 por ciento en 2000 respecto de 1999, al tiempo que minimizó los pobres resultados de respuestas correctas: 59,1 por ciento en Lengua (con mejor desempeño de las mujeres, de 61,3 contra 56,8 de los varones) y 61,3 por ciento en Matemática (mejor los varones, con 63,3 contra 59,8 de ellas).

Acerca de la relación entre la cantidad de libros en el hogar y el rendimiento, los resultados indicaron que en matemática y en lengua en las casas donde hay menos de diez libros aprobó cinco de cada diez estudiantes, mientras que en las casas donde hay más de 100 volúmenes, acertó siete de cada diez.

La conducta parecería que tampoco tiene que ver con los resultados académicos, ya que deglosado por la prueba el 'ambiente escolar' teniendo en cuenta desórdenes, atrasos, escaparse de la clase y otros no evidenciaron grandes diferencias en el rendimiento con los alumnos de buen comportamiento.

Iaies justificó: "No nos interesa dar rankings de escuelas con mejor rendimiento ni porcentajes de respuestas correctas. Los resultados son cuatro o cinco puntos más bajos que en '98, pero en 1999 habían sido cuatro puntos más altos que en '98".

Cuestionario a los alumnos

Una novedad respecto de los anteriores operativos fue que en éste -realizado por primera vez por el Instituto de Evaluación de la Calidad Educativa- se incorporó un cuestionario a los alumnos, que permitió concluir que "la escuela pública no se está deteriorando porque sigue siendo un factor importante para lograr la equidad entre jóvenes de distitnos sectores socioeconómicos", dijo Iaies.

Así, 49 por ciento de los jóvenes que asistían en 2000 a la escuela media pertenecen a sectores sociales "vulnerables"; sólo 19 por ciento tiene libros en sus hogares; 18 dijo contar con "poca seguridad" en la escuela y 25 por ciento tuvo algún problema de "mala conducta".

La única precisión en cuanto al desempeño educativo se difundió por regiones. En Matemática, los aciertos alcanzaron 64 por ciento en la región Centro (incluye a Córdoba), seguida del Sur (60) y Cuyo (Mendoza incluida) con 59 por ciento. En Lengua, el Centro logró 62 por ciento, Sur un 58 y Cuyo un 57 por ciento.

Fuente:Los Andes on line