Debates

Documento para la jornada de las familias

  • Escrito por Autoconvocados de Escuelas Técnicas
  • Publicado en DEBATES
  • Visto 1203 veces
  • Imprimir
  • Email
Valora este artículo
(0 votos)

El documento remitido por el Ministerio de Educación de la Nación a las Escuelas, llega acompañado de un cuestionario para "orientar el debate", cuyas preguntas inducen las respuestas esperadas por el oficialismo. No abre las puertas para que todos opinemos y expresemos qué tipo de educación queremos para nuestros hijos.
Dicho cuestionario se presenta a todos los argentinos reunidos en las Jornadas Institucionales y sus respuestas procesadas estadísticamente darán cuenta del consenso así logrado.

El mismo está compuesto por gran cantidad de preguntas agrupadas en 20 cuestiones principales. Esas preguntas, implican una subestimación descarnada a todos los ciudadanos.
Consideramos que no corresponde tratar estos puntos sino opinar, debatir y plantear qué tipo de educación queremos para nuestros hijos. Así es como trabajamos en la jornada y a continuación expresamos las conclusiones.

? Pedimos la derogación de la Ley Federal de Educación. Es necesario abrir un debate, serio, que plantee la REFUNDACIÒN del sistema educativo.
? La total responsabilidad del Estado Nacional en el financiamiento de la educación para sentar las bases de una mayor igualdad.
? Un sistema educativo público, gratuito, único, nacional, que sobre la base de la no discriminación garantice el derecho a una educación igual para todos y todas. 
? Obligatoriedad:  El Estado debe garantizar en forma gratuita la educación desde los 0 años en adelante, siendo obligatorio desde 4 años hasta finalizar la Educación Secundaria.
? La escuela debe promover para nuestros hijos, una formación no dogmática pero basada en valores, que permita el acceso al conocimiento científico y las prácticas culturales que aceptan el cuestionamiento crítico.
? Establecer como principio inviolable la total independencia de la investigación y la enseñanza, de las empresas privadas multinacionales y aún nacionales, cuyos intereses particulares condicionan para la producción y uso de un conocimiento privado que les permita obtener más ganancia En consecuencia debe prohibir toda forma de financiamiento privado (vía desgravación impositiva, canje de deuda, subsidios, etc.). Que las empresas paguen impuestos crecientes, para poder financiar la educación, de nuestros hijos, sin condicionamientos.
? La escuela debe aportar a la formación  desvinculándose de los fines particulares de los empresarios y ponerse en función de fines sociales y del conjunto de la población. Proponemos la anulación de pasantías como sistema de mano de obra barata y la creación de un sistema de rotación de aprendizaje sin la intervención de los alumnos en el proceso de producción de las empresas. Mayores becas para los estudiantes que lo necesiten ?numérica y monetariamente -.
? Aulas con no más de 20 alumnos/as.
? Jornadas laborales de los docentes, de extensión que no supere las 8 horas diarias.
Con un salario básico acorde a la canasta familiar, para que nuestros hijos tengan docentes que puedan ejercer su rol con excelencia.
? Que se implementen estrategias para cubrir los cargos y las horas de los docentes que están en licencia, de tal forma que nuestros hijos no se queden sin clases.
? Que la capacitación EN SERVICIO de los docentes no signifique pérdida  de las clases para los alumnos.
Podría implementarse con docentes volantes que cobren horas y que las cubra efectuando las suplencias de los que se están capacitando, lo que es indispensable, para recuperar la calidad educativa de nuestros hijos.
? No hay control y fiscalización de los resultados, los padres queremos poder hacerlo para proteger el futuro de nuestros hijos.

Por todo esto proponemos:
  Que el debate ponga en cuestión el conjunto de leyes: Ley Federal de Educación, Ley de Transferencia, Ley de Educación Superior (LES), Ley de Financiamiento, Ley de Incentivo Docente, Ley de Educación Técnico Profesional. No necesitamos una reforma de la Reforma que consolidaría el sistema fragmentado, desigual y al servicio de las empresas que tenemos. QUEREMOS la REFUNDACIÓN DEL SISTEMA EDUCATIVO EN UN SISTEMA ÚNICO, NACIONAL PÚBLICO ÍNTEGRAMENTE FINANCIADO POR EL ESTADO NACIONAL, COMO ERA ANTES.
 
Como conclusión:
 El debate tal cual está planteado por el Gobierno es un pseudodebate. La propuesta no tiene contralores a las conclusiones ni a la formulación del proyecto de ley.
               Sería necesario intensificar las jornadas en las instituciones educativas convirtiéndolas en el espacio físico donde los padres  participemos, elaboremos y decidamos qué tipo de educación queremos para nuestros hijos.
 Por esto rechazamos los tiempos y la metodología de la pseudoconsulta, y llamamos a realizar un SERIO DEBATE DE LA EDUCACIÓN, ABIERTO A LA SOCIEDAD INSTALANDO EL PROBLEMA DE QUIÉN RESUELVE LOS DESTINOS EDUCATIVOS DE NUESTROS HIJOS Y CÓMO SE FISCALIZAN LAS CONCLUSIONES.

Más en esta categoría: 11 preguntas para el Debate de la Ley »