Entre Ríos

Entre Ríos: Cayó el rendimiento escolar. Datos sobre calificación obtenida por los alumnos en pruebas de Matemática

Valora este artículo
(0 votos)
matematica
PARA ABAJO. El rendimiento en Matemáticas de los
entrerrianos cayó del 5º al 12º lugar a nivel nacional.
Los resultados, dijo la titular del CGE, Graciela Bar, “muestran un deterioro” en el proceso de enseñanza, motivado en la falta de actualización del docente, y desatención de los padres.
Agmer acusa falta de inversión del Estado, y da un dato: sólo el 20 % de las escuelas tiene teléfono, y el acceso a Internet está reservado a las que cuentan con recursos propios.
El rendimiento en Matemáticas de los alumnos entrerrianos de 3º grado cayó, en una década, del 5º al 12º lugar en el ránking nacional de las provincias.



En esa suerte, sin embargo, no están solos: también la provincia de Buenos Aires tuvo una caída estrepitosa, que ya bajó del 2º al 23º lugar, y Santa Fe, que bajó del 1º al 5º lugar.

Los datos corresponden a los resultados de los operativos nacionales de evaluación (ONE) de la calidad educativa que, cada dos años, realiza desde 1995 el Ministerio de Educación, y que muestran, además, que en el país los alumnos de escuelas privadas alcanzan un rendimiento mayor en Lengua y Matemáticas –en algunos casos duplican y en otros casi triplican—que sus pares de escuelas estatales.

Las evaluaciones de los operativos incluyen pruebas de Matemáticas y Lengua, aunque desde 2007 se agregaron también exámenes de Ciencias Sociales y Ciencias Naturales, y alcanzan a alumnos de 3° y 6° grado del nivel primario, y del final del secundario de escuelas públicas y establecimientos privadas de todo el país.

Ayer, el diario La Nación publicó un análisis de los resultados de los operativos de los años 1997, 2005 y 2007 efectuado por el Centro de Estudios en Políticas Públicas (CEPP), que muestra que en Lengua el 32,4% de los alumnos de 3° grado de escuelas públicas alanzaron un nivel alto, mientras que en las escuelas privadas ese porcentaje se ubicó en el 63,7%.

ENTRE RIOS, ABAJO. Pero más allá de las diferencias entre escuelas estatales y escuelas privadas, los resultados generales de evaluación del rendimiento de los alumnos conformaron un nuevo ránking de provincias según nivel de aprendizaje de sus alumnos.

“Dos provincias se desmoronan –cita el matutino porteño—: Buenos Aires y Entre Ríos, que en total representan casi el 40% de la matrícula del país. En las pruebas de Matemática en 3° grado de 1997 a 2007, Buenos Aires desciende del puesto 2° al 23° y Entre Ríos baja del 5° al 12°”.

En el otro extremo, muestran tendencias ascendentes tres provincias: San Luis, Tierra del Fuego y La Pampa, que representan el 2,2% de la matrícula del país. En Matemática de 3° grado, San Luis pasó del puesto 20° al 4° en diez años; Tierra del Fuego ascendió del puesto 16° al 7°, y La Pampa, del 4° al 2° lugar.

La caída de Entre Ríos ha sido constante en las últimas dos décadas. En 1995, cuando se iniciaron los operativos de evaluación, la provincia se ubicaba en el 4º lugar; pero una década después, en 2005, ya el rendimiento de los alumnos había caído en picada hasta el 11º puesto; y en 2007, volvió a caer, al 12º lugar.

EXPLICACIONES. La titular del Consejo de Educación, Graciela Bar, ensayó ayer ante EL DIARIO varias explicaciones posibles. “Yo no sé si la provincia en esos años, cuando se realizaron los operativos, tenía o no los diseños curriculares unificados con la Nación –observó—. Mucho tiene que ver con los planes de estudio. Hay que tener en cuenta que la prueba es única para todo el país, y entonces si hay provincias que no homologaron los planes, tendrán un resultado diferente”.

Pero también cargó con la responsabilidad por el flojo rendimiento de los alumnos sobre las espaldas de los docentes.

Si el docente no se actualiza, los alumnos no van a estar a la altura de los contenidos que se solicitan en las distintas pruebas. El docente no se actualiza, y las metodologías que aplica no son innovadoras. Hay docentes tradicionales en su forma de dar clase, que no son atractivas, no utilizan material didáctico novedoso, no investigan, no interrelacionan áreas, y se manejan como en forma compartimentada, con estructuras rígidas”, señaló.

El docente tiene que enseñar, y el alumno tiene que aprender: así de simple es la función de la escuela –apuntó—. Estos resultados están demostrando un deterioro en el proceso de aprendizaje. Si los chicos no aprueban, es porque hubo fallas o fracasos en la enseñanza. También hay otros factores que inciden, y en esto no podemos dejar de lado la responsabilidad de los padres. Los alumnos, además, tienen que estudiar más. El chico pasa 4 horas en la escuela y 20 horas en la casa, así que los padres tienen que acompañar más al docente”.

Luis Fernández, profesor de Historia, secretario de prensa de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), pone el acento en otro punto: la “paupérrima” inversión educativa en la provincia.

La provincia no destina fondos para educación. El 97 % del presupuesto se destina a salarios. Si la provincia no contara con planes nacionales, las escuelas no tendrían computadora. Pero en caso de que las tengan, son nada más 500 escuelas (sobre 2.500) las que tienen líneas telefónicas. El Estado sólo les reconoce el gasto del abono telefónico, así que el consumo y el pago de servicios de Internet, queda a cargo de las cooperadoras”, dice.

Ese dato le sirve a Fernández para hablar de lo que define como “brecha tecnológica” entre escuelas: las que cuentan con cooperadoras con recursos suficientes, podrán afrontar los gastos de conexión a Internet, y las que no, quedarán rezagadas.

No podemos desconocer que el rendimiento escolar se vio afectado también por los conflictos repetidos que hemos tenido en la provincia, productos de las políticas educativas aplicadas. Y esos conflictos, van generando sus consecuencias”, señala.

Apoyado sobre la asignación de recursos por parte del Estado para educación, Fernández afirma: “No hay mejor elemento para conocer cómo piensa un gobierno que ver cómo distribuye los recursos”.

El dato

14 Fue la cantidad de días de paro docente que hubo en la provincia en 2007, cuando se realizó el último operativo de evaluación de la calidad. Un año después, el número de huelgas se elevó a 21 días. Y este año, en menos de diez meses, 16 jornadas sin actividad escolar.

Otros dos días de paro docente

CUANDO CONCLUYA LA SEMANA, los docentes entrerrianos habrán sumado 16 días de huelga desde que se inició el ciclo lectivo en la provincia en el marco del conflicto abierto con el Gobierno en procura de conseguir un aumento salarial.

De ese modo, la semana quedará partida en dos: un día feriado –el martes 29, día del Patrono de Entre Ríos, San Miguel—y dos días de huelga de los maestros, miércoles 30 y jueves 1º de octubre. El 30, además, está previsto una marcha provincial a Casa de Gobierno.

Los docentes reclaman un aumento salarial de emergencia del 25%, y reprochan la postura del Gobierno de aplicar descuentos por los días de paro, que el 21 del actual publicó en el Boletín Oficial el texto de la resolución 2.939 del Consejo de Educación a través de la cual ordenó no pagar los días que los docentes realicen medidas de fuerza, y que incluye las jornadas del 25 y el 30 del actual, y el 1º de octubre.

Según los cálculos, por cada día de descuento las pérdidas van de los 43 a los 47 pesos, con lo cual sólo septiembre los maestros perderán una cifra cercana a los 150 pesos, más del 10 % del salario de bolsillo del cargo testigo, el maestro de grado, que tiene un piso garantizado de 1.490 pesos.

Fuente: www.eldiariodeparana.com.ar