Entre Ríos

La escuela de Ceres se sostiene gracias al esfuerzo de todos

Valora este artículo
(0 votos)
A la EEM 418 Gral. Don José de San Martín (Ciclo) asisten 470 alumnos

La EEM 418 Gral. Don José de San Martín (Ciclo) encaró distintas obras para ofrecer más comodidades a sus 470 alumnos. La antigüedad del edificio obliga a cooperadores, personal docente y comunidad educativa a redoblar esfuerzos para mantener “en buenas condiciones” la vieja construcción.

El proyecto de la nueva escuela duerme en algún cajón ministerial, mientras tanto, la gente del Ciclo espera con ahínco que el mismo se concrete. Incluida en el programa nacional 1.000 escuelas, la edificación de este establecimiento debería ser una prioridad para el Ministerio de Educación de la Nación. Pero, como cuenta su directora, Leticia Vernetti, “para algunos funcionarios, esta escuela está muy bien comparada con otros edificios escolares de la provincia”.


Al respecto, Vernetti comentó sobre la obra realizada con aporte de una donación remitida y gestionada por una fundación Argentino-Holandesa. “Hicimos una obra que era muy necesaria, los sanitarios. Gracias a esta donación y al trabajo de los cooperadores, esta acción ya se pudo realizar. Sólo nos resta concretar la autorización del Dipaes”.

El anhelo de todos es contar con el nuevo edificio; sin embargo, “la delegada regional nos confirmó que sólo puede haber ampliación porque al compararse nuestro establecimiento con otras escuelas de la provincia, la EEM 418 tiene una calificación de Muy bien”.

Aporte incansable

El Ciclo, como tantas otras escuelas, se nutre de lo que aporta la cooperadora. “En nuestro caso debemos decir que todo lo que se vino haciendo salió de los fondos de la cooperadora. Ellos y nosotros -los docentes- consideramos que los chicos deben tener un espacio digno para estudiar”.

Para Vernetti, el programa nacional 700 escuelas “construyó pocos edificios. Igualmente, con el de 1.000, uno no tiene que bajar los brazos y tenemos que seguir reclamándole a los gobernantes que se cumpla con lo prometido”. Aunque, “esto no tiene que limitarnos a nosotros como comunidad educativa a redoblar los esfuerzos para que los espacios edilicios sean funcionales a las necesidades de nuestros alumnos”.

Además agregó que “si nosotros no hubiésemos hecho ningún tipo de obra y dejábamos caer todo el edificio, hoy realmente no sé qué haríamos. Por eso, decidimos no esperar y apuntalar económicamente con lo que se pueda este viejo edificio”.

El trabajo de la cooperadora es incansable como así también lo es el aporte de otros grupos que están o no ligados a la escuela. “Anualmente, nos juntamos las promociones de ex alumnos que cumplen 50, 25 y 15 años. Este año, la fecha de reencuentro será el 12 de septiembre. Todos lo ex alumnos cuando llegan aquí y vuelven por unas horas a su escuela secundaria nos dejan algo. Viejas promociones nos han donado computadoras, elementos escolares, dinero en efectivo. Sin ir más lejos el 1º de mayo, ex alumnos de las promociones 1969 a 1973 coincidirán en un reencuentro y nos vendrán a visitar. Ellos están con ganas de hacer algo por el edificio de la escuela, así que vamos a recibirlos y plantearles nuestras necesidades”, relató la directora del establecimiento.

Efectos de la crisis

Esta escuela como tantos otros ámbitos, “ha sido golpeada por la crisis económica”. Por eso, “se hace imperioso reestructurar algunos ítem y así cada área está trabajando y priorizando en que cada acción que agrupe la mayor cantidad de alumnos se concrete. Estamos pensando en realizar un viaje netamente educativo a Santa Fe”, ejemplificó Vernetti.

También “tenemos pensado priorizar otras áreas que son importantes, la sala de computación, la cual, nos demanda enormes gastos de insumos y el SUM, donde implementaremos un programa de lectura que involucrará a todo el alumnado y que debemos reforzar con material”. A la vez “tenemos que brindarle a los alumnos espacios alternativos para complementar una actividad con otra”, resaltó la directora.

Referentes de la cooperadora, personal docente e integrantes de esta institución educativa trabajan de forma conjunta para mantener en buenas condiciones el inmueble donde funciona este establecimiento. Anhelan contar con un nuevo edificio.

Si nosotros no hubiésemos hecho ningún tipo de obra y dejábamos caer todo el inmueble, hoy realmente no sé qué haríamos. Por eso, decidimos no esperar y apuntalar económicamente con lo que se pueda este viejo edificio”.


Fuente: www.elitoral.com.ar