CABA

Alumnos con menú de emergencia: Reemplazan platos por carnes rojas y blancas

Valora este artículo
(0 votos)

La denuncia fue realizada por uno de los gremios docentes. Desde el gobierno porteño admiten que hay un conflicto a partir de un reclamo de reajuste de precios realizado por los proveedores. Prometen una solución para la semana próxima.

El problema en los comedores escolares surgió a partir de los aumentos de precios en las carnes.
Desde el lunes, las escuelas públicas de la ciudad de Buenos Aires están ofreciendo a sus alumnos un menú distinto al de 2009. Según una denuncia realizada por la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) porteña, el pollo al horno con papas, la carne al horno o en estofado, las milanesas a la napolitana y los bifes a la criolla fueron reemplazados por pollo o carne triturados o picados acompañados por arroz o fideos. Ante una consulta de Página/12, en el Ministerio de Educación porteño reconocieron la situación, pero resaltaron que se trata de un menú transitorio “hasta que se resuelva el conflicto que mantenemos con los proveedores”. A más tardar la semana que viene el menú se regularizaría, según cálculos oficiales.

“Es una nueva maniobra encubierta de Mauricio Macri para reducir el presupuesto y, así, disminuir la calidad educativa en la ciudad”, advirtió ante este diario Eduardo López, secretario general de UTE. El problema alimentario en los comedores porteños se desató a partir de un conflicto entre la gestión PRO y las empresas concesionarias del servicio de comedores escolares. Básicamente, es un desacuerdo monetario. Según el relato de López, “todavía no resolvieron cuánta plata se va a pagar por cada alumno que come: los proveedores dicen que hay aumento de precios y, entonces, deben aumentar las cuotas, y el gobierno se niega a incrementarlas porque argumentan que la suba ya estaba contemplada en los pliegos de licitación”.

El nuevo menú 2010 tiene diferencias respecto del de 2009. Todos los platos con carnes (rojas o blancas) fueron “quitados y reemplazados por sustancias trituradas o picadas acompañadas por arroz o fideos”, explicó el secretario de UTE. Para López, “los concesionarios de los comedores de las escuelas de la ciudad de Buenos Aires están ofreciendo un menú de emergencia en desmedro de la calidad de la comida de los alumnos”.

Básicamente, según la explicación de López, la comida “que les están dando a los estudiantes es la misma que les dieron a los chicos en las colonias durante el verano, con la diferencia de que en el ciclo lectivo pasan ocho horas sólo con una comida en el estómago”.

Ayer, en diálogo con Página/12, la directora de Servicios a las Escuelas, Cecilia Klappenbach, reconoció la situación de conflicto entre la administración y las concesionarias. “Es un menú provisorio, mientras que organizamos distintas reuniones para tratar de solucionar el reclamo de los proveedores”, dijo la funcionaria.

Según Klappenbach, durante esta semana un comité de especialistas estuvo evaluando “la relación entre costos y precios y, momentáneamente, elegimos cinco opciones de comidas que están contempladas dentro del pliego” de licitación. Son opciones que “tienen un costo intermedio”. Además de los precios de los productos, “el otro problema que tuvimos fue la disponibilidad en los comercios”, destacó la funcionaria y agregó: “Por ejemplo, si uno quiere ir a comprar carne, no hay en el mercado, hay muchos faltantes de provisión, sobre todo cuando se intenta dar 88 mil platos por día”.

Desde el punto de vista nutricional, “no es un menú carente de proteínas o de las vitaminas necesarias para el crecimiento de los alumnos”, explicó Klappenbach. Sin embargo, para López la situación “es grave: no es lo mismo comer un bife que una hamburguesa, y eso lo sabemos nosotros y también el gobierno”. Además, “es un menú que se les está dando a chicos (de 4 a 12 años) que, en general, son los que necesitan el plato de comida, porque los chicos que no tienen necesidades comen en su casa”, destacó.

Durante la jornada de ayer, los gremialistas porteños realizaron un pedido formal ante las autoridades porteñas: “Exigimos la inmediata normalización del servicio de comedores escolares y el cumplimiento estricto de los pliegos acordados con la dieta que debe brindarse para el ciclo lectivo”. Por su parte, Klappenbach aseguró que la situación se normalizará “a más tardar la semana que viene”.

Informe: Mariana Seghezzo.