Santa Fé

Monitorearán la seguridad de las escuelas

Valora este artículo
(0 votos)
Santa Fe- Capital
De los 150 edificios relevados, 25 ya tienen alarma. Esos serán los primeros en conectarse a la central de monitoreo. Funciona hace 15 días como prueba piloto en 5 escuelas y en 5 dependencias municipales. Fue financiado con aportes del FAE.

Cuarenta mil pesos invirtió el municipio del Fondo de Asistencia Educativa para adquirir el software cordobés “Neptuno” que permitirá, en forma paulatina, conectar a todas las escuelas al sistema de monitoreo de alarma.
En esta primera etapa serán las 25 que ya tienen instalado algún sistema de alarma las que se conectarán a la central de monitoreo que funciona desde hace un año en la planta baja de la Municipalidad. Desde allí, ya se controla la seguridad en la peatonal San Martín y sus transversales, por ejemplo, con comunicación directa con el 911 de la policía.

Con esta tecnología se busca garantizar la inmediatez en la respuesta de las fuerzas de seguridad cada vez que una escuela sea blanco de un robo o destrozo.
Para poner en marcha la iniciativa, la subsecretaría de Seguridad relevó 150 establecimientos educativos (en algunos funciona más de una escuela). La Asociación de Cooperadoras Escolares marcó las prioridades, teniendo en cuenta el grado de exposición a hechos de inseguridad de los establecimientos.

Antes del anuncio que hizo hoy el intendente Mario Barletta, se puso en marcha hace 15 días una experiencia piloto en cinco escuelas: Victoriano Montes; Marcos Sastre; Esperanza Solidaria; Luis Padre Quiroga y Monseñor Vicente Zazpe. Además, se incorporaron dependencias municipales: los centros de distrito Noreste y La Costa (en ésta última robaron computadoras hace un mes); el polideportivo del parque Garay y las direcciones de Deportes y de Asistencia Social.
La idea es extender la conexión al resto de los 125 edificios escolares en forma paulatina, para lo cual sí habrá que instalar el sistema de alarma.

¿Cómo funciona?
El software tiene capacidad de sobra: “Nos permite administrar hasta 500 propiedades”, explicó Marcelo Gura, uno de los especialistas de la subsecretaría que trabaja en el programa. El mayor gasto no es la adquisición del software, sino el que debe destinarse al recurso humano que está de guardia para realizar el monitoreo las 24 horas del día. “Este centro tiene ese personal desde que nació con lo cual se le agregó la tecnología para poder brindar un poco más de protección a las escuelas que vienen siendo golpeadas en los últimos años”, agregó Gura.

En la práctica, el sistema funciona como una alarma hogareña o comercial y permite instalar sensores de detección de movimiento y de humo y botones de pánico o para llamar a una ambulancia. Además, como son instituciones a las que varios tienen acceso, el sistema permite detectar si un usuario no registrado ingresa una clave.

Intervenir en seguridad
Al presentar la propuesta, el intendente defendió la idea que sostiene desde que asumió su gestión al frente del municipio: “El municipio debe involucrarse en la seguridad, de manera directa, articulando con los gobiernos provincial y nacional, pero tiene que estar, haciendo, reclamando y trabajando junto a los vecinos y a las organizaciones de la sociedad civil”.
Por su parte, el presidente de la Federación de Cooperadoras Escolares, Juan Villafañe, destacó el gesto y dijo que “con esto lograremos que se dé intervención en forma automática a la policía, para que inmediatamente pueda ir alguien en auxilio. Es una tranquilidad para todos”. En marzo pasado, Villafañe acercó la idea preliminar al intendente.
Del acto, que se realizó en la planta baja de la Municipalidad (al lado del Centro de Monitoreo) participaron muy pocas directoras de escuelas. Si bien se mostraron satisfechas con la nueva modalidad, destacaron que siguen siendo responsables de todo lo que acontece en el establecimiento escolar “porque si la alarma suena, es a nosotras a quien llamarán”.

“Tengo la esperanza de que esto sume”
Las directoras de las escuelas cuyas alarmas serán controladas desde el Centro de Monitoreo que funciona en la Municipalidad esperan que este sistema mejore la seguridad en sus colegios. “Tengo la esperanza de que esto sume, vamos a ver si funciona”, dice Beatriz Arias a El Litoral. Es la directora de la Escuela Marcos Sastre en el barrio Estanislao López.
En el oeste de la ciudad, la directora de la Escuela Vicente Zazpe, Virginia Zulian, también piensa que la idea puede ser un aporte. “Nos tranquiliza, hasta cierto punto, que haya alguien monitoreando lo que sucede en la escuela de noche, el sistema nos interesa”, explica. La preocupación de esta directora se relaciona con la cantidad de robos y asaltos que vienen sufriendo en este colegio, que está ubicado en el barrio 12 de Octubre. Incluso, hace dos semanas balearon a un profesor de educación física, que se recupera en forma favorable. Además, los proveedores del comedor son asaltados en forma permanente y a la propia Zulian la amenazaron con dos revólveres. En los últimos meses, les robaron las puertas, las herramientas, los inodoros y hasta las cañerías. Por eso, dos policías vigilan la escuela de noche.
Los docentes de la Marcos Sastre también están preocupados por los asaltos. “Venir a trabajar es difícil para todo el mundo”, confiesa Arias. “Me parece que la alarma y el monitoreo van a asustar a los que quieren entrar, por lo menos esa es la expectativa”, agrega la directora, que cuenta que su escuela tenía alarma pero sin monitoreo.
En la escuela Victoriano Montes, ubicada en la manzana 7 de Alto verde, el sistema de alarma monitoreada está funcionando como parte del período de prueba. Daniela Ruíz, la directora dijo estar muy conforme. “Ha funcionado muy bien. Se ha disparado mientras se ajustaba la sensibilidad de los sensores y la policía estuvo en 10 minutos cuando antes podía llegar a demorar días”.

EL DATO
Un robo
Robos y destrozos se registraron este fin de semana en la Escuela Nº 1031 Esperanza Solidaria, ubicada en Av. Gorriti al 4000, frente al Jardín Botánico. La directora, Silvia Pautasso, comentó esta mañana a un medio radial (LT10) que “al llegar los porteros a la escuela, encontraron que habían violentado las puertas de aluminio. De la dirección sacaron computadoras y un número de elementos que todavía no pudimos recontar”.
Pautasso aclaró que “la escuela tenía alarma pero se ve que tenía un problema, no funcionó”.
Fuente El Litoral